En el Día Mundial de la Salud Mental: Depresión y ansiedad, enfermedades más frecuentes

En el Día Mundial de la Salud Mental: Depresión y ansiedad, enfermedades más frecuentes

El Día Mundial de la Salud Mental que se recuerda cada 10 de octubre es promovido por la Federación Mundial de la Salud Mental y cuenta con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud
(OMS). Representa un compromiso global para crear conciencia sobre los problemas de salud mental en todo el mundo y movilizar esfuerzos en apoyo de la salud mental. En el marco de esta conmemoración, expertos de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud y de la Decanatura del Medio Universitario de la Universidad del Rosario resaltan la importancia de cuidar y mantener el equilibro en la salud mental.
Según el médico psiquiatra Alexie Vallejo Silva, “la salud mental hace referencia a un estado de bienestar que permite lidiar con las dificultades que se presentan en la vida y provee la base
para alcanzar nuestras potencialidades, se relaciona con productividad e impacto positivo en los otros,entonces, se trata de un atributo que conduce a la prosperidad individual y social”. La salud mental no es estática y en cada etapa del ciclo vital tendrá sus retos, depende de condiciones económicas, sociales, culturales, psicológicas y biológicas, es decir, es influenciada positiva o negativamente por varios factores y hace que su abordaje macro deba tener un enfoque intersectorial.
A nivel individual, las personas pueden ver menoscabada su salud mental en diferentes grados, desde problemas o quejas, que son condiciones regularmente transitorias, como preocupaciones excesivas, cambios en el sueño o duelos intensos, habitualmente con tiempo, reflexión y compañía de los seres queridos, estas pueden ir desapareciendo sin mayor dificultad, explicó Vallejo. Las enfermedades mentales son entidades clínicas que se caracterizan por síntomas continuos y severos, producen invariablemente malestar continuo e interfieren en el día a día de los pacientes. Se estima que 1 de cada 10 colombianos ha tenido una enfermedad mental, la depresión y la ansiedad son las más frecuentes, sobre todo en mujeres.
El profesor Vallejo señala que, “los estudios que hemos llevado a cabo en el Centro Rosarista de Salud Mental CeRSaMe han coincidido con las publicaciones internacionales en encontrar un aumento de las frecuencias COVID-19. El impacto a nivel personal de una enfermedad mental puede llegar a ser devastador, incluso puede conducir al suicidio, los números crecientes de estos casos en Colombia revelan la necesidad de aumentar esfuerzos desde distintos frentes. Las enfermedades mentales afectan a las sociedades, no solo por los costos directos de atención, sino porque quitan la posibilidad de los individuos de trabajar, dinamizar la economía y ser productivos para sus comunidades”. Por su parte, Sandy Pérez, psiquiatra, indica que, en general las dificultades en salud mental generan importantes tasas de discapacidad y a nivel mundial.
En Colombia, en la última Encuesta Nacional de Salud Mental del 2016 se encontró que hasta el 7 % de los adolescentes puede presentar un problema en su salud mental, encontrándose como primera causa la depresión. 4 de cada 10 personas en Colombia sufren o han sufrido alguna enfermedad mental, de estos, solamente el 12 % ha tenido algún tratamiento o atención y, para cuando realizan la primera consulta, ya han trascurrido aproximadamente 8 años de enfermedad.
En relación con la conducta suicida, la situación es preocupante, evidenciando un aumento significativo en lo que va corrido del año, con un incremento del 15 % respecto al año anterior, según el último reporte del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. “La educación superior se ha caracterizado por un nivel de exigencia alto, lo que implica niveles de estrés significativos. Esto, asociado a la falta de habilidades socioemocionales, incrementa el riesgo de presentar alteraciones en la salud mental, principalmente relacionadas con estrés, ansiedad y depresión”, señala la psiquiatra Pérez.
El profesor Vallejo añade que, “el estigma en salud mental es un fenómeno que hace más difícil que las personas se acerquen a los servicios de salud y se convierte en una carga adicional a la enfermedad, vencer el estigma vendrá de estar informado y hacerse a un lado de prejuicios frente a una enfermedad que, como la hipertensión o diabetes, necesita tratamiento médico”. La Universidad del Rosario ha realizado un importante avance en el trabajo de salud mental para la comunidad universitaria, demostrando un firme compromiso con el bienestar físico y mental de sus miembros. La Institución ha habilitado diversos espacios abiertos, disponibles para estudiantes, profesores y funcionarios, donde se les brinda recomendaciones, herramientas y servicios de alta calidad, con expertos altamente capacitados que ofrecen asesoramiento personalizado en temas de salud mental. Estos profesionales están disponibles para dar apoyo y guía a aquellos que lo necesiten, asegurando un entorno seguro y acogedor. Es posible construir salud mental cultivando relaciones sanas, procurando hábitos de vida saludable. La psiquiatra Sandy Pérez recalca que, el autocuidado y la gestión emocional son la principal herramienta en la prevención.
Es importante realizar ejercicio o alguna actividad física; tener una dieta balanceada, sueño adecuado y hobbies; participar en grupos; tener pausas activas; establecer rutinas, horarios y descansos; además de compartir con la familia y los amigos. Se debe evitar el consumo de alcohol, cigarrillo y cualquier sustancia psicoactiva. Y por supuesto, reconocer que, si se necesita ayuda desde lo emocional se debe consultar con un especialista. También hay recursos de calidad sobre salud mental en los canales de entidades oficiales como el Ministerio de Salud, la Secretaría de Salud, la Asociación Colombiana de Psiquiatría, entre otros. “Es recomendable que quien tenga síntomas mentales busque ayuda tempranamente, en la actualidad existen varios tratamientos eficaces a través de psicoterapias y en algunos casos puntuales, medicamentos. En definitiva, es posible estar mejor”, concluye el profesor Alexie Vallejo.

Publicidad