Gracias a un convenio entre el Sena, la Gobernación del Huila y la Federación Nacional de Cafeteros, la Escuela Nacional de la Calidad del Café ha recibido un nuevo impulso. Lo que es bueno para el café es bueno para Colombia.

Aunque la primera celebración oficial del Día Internacional del Café fue promovida en 1983 por Japón, sólo hasta el 2005 la acogió Estados Unidos. Desde entonces, Colombia escogió el 27 de junio como el Día Nacional del Café, pues hace 88 años- fue creada la Federación Nacional de Cafeteros.
Internacionalmente, cuando se habla de Colombia, la definen como el país que produce el café más suave del mundo y a sus habitantes los llaman ‘los cafeteros’. El Profesor Yarumo es una insignia nacional y Juan Valdez es la figura internacional.
“Lo que es bueno para el café es bueno para Colombia”, ha dicho el presidente Juan Manuel Santos. El café es una ‘locomotora’ que recorre el país, pues según el Programa de Promoción de Consumo de Café de Colombia ‘Toma Café’, este renglón de la economía es el principal generador de ocupación en el campo gracias a que su cultivo genera el sustento de 553 mil familias en 20 departamentos.
En el 2014, Colombia exportó 11 millones de sacos de 60 kilos cada uno, convirtiéndose en el cuarto exportador mundial. La meta para el 2015 es exportar más de 12 millones de sacos.
El Sena, a lo largo de sus 58 años de historia, no ha sido ajeno al desarrollo de la caficultura colombiana. Sus programas de formación en Administración Agropecuaria, Cultivos Agrícolas, Administración de Fincas Cafeteras, Producción de Café, Mesa y Bar y Auxiliar en Producción de Café son sólo una pequeña muestra de todo el potencial que ha aportado esta institución.
Actualmente, la entidad tiene convenios con la misma Federación Nacional de Cafeteros (Federacafé), desarrolla el modelo Escuela Nacional de la Calidad del Café, promueve proyectos productivos cafeteros con capital semilla del Fondo Emprender y realiza competencias en habilidades WorldSkills de Barismo con preparaciones del bebestible, entre otras acciones.

Escuela Nacional de la Calidad del Café, del Huila para Colombia
En el Tecnoparque Agroecológico Yamboró, localizado en la vereda Aguadas del municipio de Pitalito, en el sur del departamento del Huila, se erige la Escuela Nacional de la Calidad del Café, un espacio diseñado para trabajar por el fortalecimiento de la cultura cafetera a través de diferentes programas de formación.
Este lugar, en el cual fueron invertidos cerca de 3.200 millones de pesos, se consolida como una estrategia de impulso al sector cafetero de la región y, por supuesto, del resto del país.
Con ambientes de exhibición, producto final, molienda, empaque y almacenamiento, así como laboratorios de aguas y suelos, análisis físico del café, análisis sensorial, cromatografía, preparación y extracción, tostado y trillado, la entidad en que más confían los colombianos ha puesto al servicio de los caficultores toda la infraestructura necesaria para adelantar acciones de formación en toda la cadena productiva del grano.
Son 10.213 metros cuadrados, equipados con tecnología de punta, dispuestos para la formación del talento humano y su certificación con estándares internacionales de calidad.
“Nos interesa enseñar a los campesinos cómo se produce el mejor café del mundo, cómo se logra una buena trilla, una buena tostión, y, además, poner en el mercado internacional productos de clase mundial”, enfatiza el director General del Sena, Alfonso Prada.
Se trata, sin duda, de un aporte al desarrollo de este renglón de la economía colombiana desde una región donde hay cerca de 82.507 cafeteros, asentados en 92 mil fincas.
El Huila es reconocido por la Federación Nacional de Cafeteros como el principal productor del país, encargado del 15,81 % de la producción cafetera nacional, con 154.759 hectáreas cultivadas.
“La tecnología de la Escuela Nacional de la Calidad del Café está al servicio de todo el país, a través de cuatro dimensiones: Formación en café; fortalecimiento de competencias en café; procesos de innovación, desarrollo tecnológico e investigación aplicada al café; y procesos de emprendimiento alrededor del café. El interés del Sena está centrado en favorecer la apuesta cafetera y garantizar la producción de los mejores cafés especiales”, agrega el director Regional del Sena en el Huila, Luis Alberto Tamayo.
La meta es atender a unas 10.000 personas por año, a través de acciones de formación titulada, evaluación y certificación de competencias, Jóvenes Rurales Emprendedores, formación complementaria y fortalecimiento empresarial.
“El Sena es muy importante en Colombia, por los avances y el conocimiento que da a los jóvenes. Es una institución que alimenta el amor y el esfuerzo entre nosotros, los productores”, asegura Arnulfo Leguízamo, caficultor huilense, ganador de la Taza de la Excelencia 2011 y quien ha realizado varios programas de formación complementaria en el SENA, donde encontró la manera de actualizarse permanentemente.

Más inversión, más impulso
Gracias a un convenio entre el Sena, la Gobernación del Huila y la Federación Nacional de Cafeteros, la Escuela Nacional de la Calidad del Café ha recibido un nuevo impulso.
Un aula móvil de calidad de café, catación y barismo y dos laboratorios de calidad de café localizados en las instituciones educativas José Eustasio Rivera (Bruselas, Pitalito) y Jorge Villamil (Gigante) llegarán a reforzar esta estrategia.
“Vamos a educar a los caficultores en lo que tiene que ver con la calidad del café. Ellos podrán percibir la importancia de producir un buen café, sabrán cómo beneficiar el grano hasta el momento de la preparación y cómo obtener un café excelso, para el paladar de los más exquisitos consumidores”, complementa Jorge Enrique Montenegro, director Ejecutivo del Comité de Cafeteros del Huila.
La inversión de las tres entidades supera los 1.300 millones de pesos, con lo cual se incrementará la cobertura en formación complementaria, titulada y especializada, dirigida a la población cafetera.
“La idea es permitir a todos los productores una formación profesional en la especialidad de café, en la industrialización de café, en la preparación de café, para generar valor agregado y mejorar sus ingresos”, puntualiza el Director Regional del SENA en el Huila.
La Escuela Nacional de la Calidad del Café contará con tres subsedes e impactará a cerca de 840 mil personas de Risaralda, Antioquia, Valle del Cauca y Bogotá, además de Huila. El reto es generar una caficultura joven, dinámica y productiva, con calidad, conocimiento e innovación y amable con el medio ambiente.


Fecha: