Fenómeno de “El Niño” en Huila: alerta roja en 22 municipios

Fenómeno de “El Niño” en Huila: alerta roja en 22 municipios

El IDEAM, debido a las emergencias acontecidas en los últimos días por el Fenómeno de “El Niño”, genera una alerta roja para 22 municipios del Huila, a los cuales se les prestará atención con detenimiento: Agrado, Aipe, Algeciras, Altamira, Baraya, Campoalegre, Colombia, Garzón, Gigante, Guadalupe, Hobo, Neiva, Paicol, Palermo, Pital, Rivera, Saladoblanco, Tarqui, Tello, Teruel, Villavieja y Yaguará.
Así se conoció en la activación de la Sala de Crisis desde la cual se coordinarán todas las operaciones para mitigar las consecuencias de la temporada seca y garantizar acciones de respuesta inmediata para atender las emergencias acontecidas por el Fenómeno de “El Niño”, especialmente en dos temas: incendios forestales y desabastecimiento de agua.
«En el Huila se han presentado más de 60 eventos en lo que va corrido de este mes. También fueron reportados los eventos de emergencias e instamos a estar atentos. Deben tener los alcaldes al día los convenios con el cuerpo de bomberos, tener los instrumentos y herramientas de trabajo necesarios para una eventualidad”, revelaron las autoridades.
A la fecha el Huila cuenta con un total de 1296 socorristas para la atención de emergencias, 950 bomberos, 120 voluntarios de la Defensa Civil, 150 voluntarios de la Cruz Roja y 76 Grupos Especiales con miembros de ejército y policía. Asimismo, se cuenta con 6 carrotanques para suministro de agua potable, 1 vehículo para incendios forestales, 53 máquinas bomberiles y 21 unidades de intervención rápidas.



Llamado al Consejo Departamental y Consejos Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres
Así mismo, hubo un nuevo llamado al Consejo Departamental y Consejos Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres, las alcaldía, los Cuerpos de Bomberos, los gremios de la producción, instituciones educativas, las empresas operadoras de acueductos, al sector agropecuario y a la comunidad en general para emprender acciones que permitan prevenir y mitigar los efectos de este fenómeno natural.
Luego de cinco meses de monitoreo y de las proyecciones de las autoridades, este evento meteorológico se sentirán en el país, por lo menos, hasta mayo del 2024, teniendo que para los meses de enero y febrero del 2024 como los meses en los que El Niño tendrá mayor impacto, por lo que se esperan temperaturas más altas y una reducción significativa en las precipitaciones.
En el marco del Consejo Departamental de Gestión del Riesgo de Desastres se instaló la Sala Temporal para hacer seguimiento y monitoreo del Fenómeno de El Niño en el Huila. De acuerdo a la información remitida por la Central de Emergencias del Departamento, para la vigencia 2023 se presentaron 471 eventos de incendios de la cobertura vegetal en el Huila, afectando a 14.770 hectáreas, y en lo corrido de la vigencia 2024 se reportan 65 eventos dejando afectadas 300 hectáreas en 22 municipios; afectando, especialmente de coberturas de pastos, cultivos y rastrojos y en menor proporción bosques naturales, lo cual puede generar graves afectaciones a los ecosistemas.
Es por ello que se reitera a los municipios la importancia de contar con la Prestación del Servicio Público Especial a través de los Cuerpos de Bomberos Voluntarios, y así atender con oportunidad estos eventos, evitando mayores afectaciones a los recursos naturales y a las comunidades. Según el reporte por el IDEAM a través del Boletín Diario de Incendios Forestales, el departamento del Huila presenta una condición de alerta por la ocurrencia de incendios forestales en 28 municipios.
Es así que teniendo en cuenta las predicciones climáticas emitidas por el IDEAM, se reiteran las siguientes recomendaciones para afrontar la primera temporada seca del año 2024 y el Fenómeno de El Niño:
– A los Consejos Departamental y Municipales de Gestión del Riesgo de Desastres, las autoridades Municipales; mantener activos los planes de Gestión del Riesgo y Protocolos de Respuesta, con el fin de evitar la ocurrencia y propagación de incendios de la cobertura vegetal, especialmente en áreas de reserva forestal, ecosistemas estratégicos y del Sistema Nacional y Regional de Áreas Protegidas, además activar e implementar los Planes de Contingencia Municipales de Incendios Forestales —PCMIF y tener activos los convenios con los cuerpos de Bomberos municipales, con el fin de contar con la disposición necesaria para la atención oportuna de eventos de incendios de la cobertura vegetal.
– A los Cuerpos de Bomberos; continuar su disposición en los elementos necesarios para la lucha contra incendios y la disponibilidad para atender y controlar las conflagraciones de la cobertura vegetal que se generen en el departamento.
– Gremios: Especialmente los del sector agropecuario, en sus labores de preparación del suelo, deben suspender la realización de todo tipo de quemas, tal y como lo establece la Resolución 1545 del 14 de junio del 2023.
– Comunidad educativa: En los programas de educación ambiental se debe involucrar el tema de prevención de los incendios forestales y sus impactos y efectos, esto con el fin de sensibilizar a la comunidad.
– A las empresas operadoras de acueductos; implementar los Planes de Contingencia, realizar monitoreo permanente de las fuentes hídricas abastecedoras para evitar el desabastecimiento e identificar potenciales fuentes hídricas alternas para abastecimiento de acueductos municipales y regionales de aguas superficiales, tomando como referencia la información de los estudios que ha adelantado la CAM en el marco de la Gestión Integral del Recurso Hídrico.
– Al sector agropecuario; tener en cuenta la reducción en la oferta hídrica; planificar turnos de riego para que todos tengan acceso al agua; las temperaturas altas, el bajo contenido de humedad en el suelo, la realización de quemas agrícolas incrementa la ocurrencia de incendios forestales, el mantenimiento de obras de captación, conducción y de los sistemas de riego, programar de manera responsable las áreas a sembrar, adoptar buenas prácticas productivas y el monitoreo del estado de los ríos o fuentes de abastecimiento, son entre otras acciones estratégicas para la prevención y atención de la escasez y/o disminución del agua para el desarrollo de las actividades agropecuarias.
– Al sector Energía; Seguimiento permanente a los pronósticos de condiciones meteorológicas de corto y mediano plazo por parte de las autoridades energéticas del país, monitoreo constante de los niveles de los embalses.
– A la comunidad en general; No arrojar cigarrillos encendidos, fósforos, vidrios ni combustibles para evitar incendios de cobertura vegetal; apagar las fogatas que se realizan en los paseos de olla; no disponer residuos sólidos, escombros y/o basuras en las calles o en terrenos privados. Hacer uso racional del agua en todas las actividades que requiera; apagar las luces cuando no sean necesarias; evitar las exposiciones muy largas al sol; Tener presente los números para el reportar emergencias de incendios de cobertura vegetal, en su localidad (119-113)

Publicidad