Día Mundial del E-book, presente y futuro

Día Mundial del E-book, presente y futuro

El 4 de julio se celebra el Día Mundial del E-book, una fecha que destaca la importancia de los libros electrónicos en la promoción de la lectura y el acceso al conocimiento en la era digital. Hoy en día existen múltiples formas de aprender, lo que ha llevado a la creación de formatos innovadores como los MI-books y los E-books, que están redefiniendo la manera en que los lectores interactúan con el conocimiento.

MI-books vs E-books: ¿Qué los hace diferentes?
Las letras ‘MI’ en MI-book significan ‘multimedia e interactivo’. Este formato va más allá de los libros electrónicos tradicionales, ofreciendo a los lectores una experiencia dinámica y participativa. Permiten a los usuarios interactuar con el contenido a través de actividades diseñadas para mejorar el aprendizaje. Los materiales se presentan en distintos formatos, integrando elementos audiovisuales y kinestésicos, lo que facilita una mayor apropiación del conocimiento. El lector construye su propia ruta, de acuerdo con su forma de aprender, e interactúa con los materiales no solo a través de la lectura textual, sino también mediante vídeos, audios, infografías y organizadores gráficos, volviéndose una experiencia de aprendizaje inmersiva.
Un E-book, o libro electrónico, abarca una amplia gama de formatos digitales que incluyen desde archivos PDF y EPUB hasta audiolibros. Sin embargo, no todos los E-books ofrecen las características avanzadas y funcionalidades de un MI-book, donde el lector tiene un papel más pasivo y su interacción es más baja.

¿Por qué son tan populares entre los lectores?
La preferencia por los MI-books y los E-books ha experimentado un notable aumento en los últimos años, transformando la manera en que los lectores acceden y consumen información. Esta tendencia se atribuye a factores como la facilidad de uso, la interactividad y la accesibilidad de estos formatos digitales.
En primer lugar, los MI-books y E-books ofrecen una experiencia de lectura más dinámica e interactiva. A diferencia de los libros tradicionales, estos formatos integran elementos multimedia, facilitando la comprensión de conceptos complejos que de otra forma podrían resultar abstractos o difíciles de entender.
La interactividad es otro elemento crucial que ha captado la preferencia de los lectores. La capacidad de interactuar con el contenido ya sea a través de cuestionarios, ejercicios prácticos o enlaces a materiales complementarios, no solo hace la lectura más atractiva, sino que también promueve un aprendizaje activo, donde los lectores pueden aplicar de inmediato lo que han aprendido.
Por otro lado, la accesibilidad y la conveniencia son factores que no pueden pasarse por alto. Los MI-books y E-books se pueden almacenar y transportar fácilmente en dispositivos electrónicos, permitiendo acceder desde cualquier lugar y en cualquier momento. Esto es especialmente relevante en un mundo cada vez más digitalizado, donde la portabilidad y el acceso inmediato a la información son altamente valorados.

¿Cómo se puede acceder a estos libros?
Existen numerosas plataformas para acceder a E-books, siendo Google Books una de las más conocidas, también se encuentran Apple Books y Scribd. Además, hay diversas aplicaciones para smartphones y tablets, algunas gratuitas y otras pagas, que permiten leer E-books o escuchar el contenido de un PDF mientras realizan otras actividades.
Los MI-books son menos comunes debido a los altos costos de edición y producción. Las pocas plataformas que los ofrecen suelen ser pagas y están gestionadas por editoriales. Algunas universidades en México y España han apostado por este formato, aunque muchos proyectos han desaparecido debido a la falta de financiamiento. En Colombia, una de las instituciones educativas que ha sido pionera en la producción de MI-books y de E-books es el Politécnico Grancolombiano, a través de su portal CREA.
“El Poli es consciente del crecimiento exponencial a nivel mundial que han tenido los E-books; por eso quisimos hacer una apuesta diferente llamada Mi-Books, ya que no son solo un libro electrónico normal, sino que contienen multimedia interactiva, esto significa que el lector o estudiante puede encontrar diferentes rutas de aprendizaje a través de materiales audiovisuales con los que puede interactuar”, explicó Martín Trujillo, docente y coordinador de proyectos especiales del Politécnico Grancolombiano.

Publicidad